LAS NUEVAS 3 P O EL TRIPLE BOTTOM LINE

Por Marieta Sudy

Diferentes expresiones, muchas de ellas acuñadas en inglés y difíciles de traducir. Pero todas con un mismo concepto, uno que luego de muchos años de trabajar en marketing, hace sentido para mí.

La expresión ¨triple bottom line¨, fue usada por primer vez en 1994 por John Elkington, fundador de la consultoría inglesa SustainAbility. Sostuvo -valga la redundancia- que las empresas debieran comenzar a pensar en medir las ganancias (en inglés llamadas bottom line) no solamente desde lo monetario sino también con indicadores de gestión y resultados en cuanto a su actuación en RSE y a su impacto en el medio ambiente. Esto fue luego resumido en las 3 P en inglés: People, Planet and Profit, aludiendo a un nuevo concepto de marketing, ya que el inicial, fundado por el Profesor Philip Kotler, desarrolló las 4 tradicionales P: producto, precio, plaza y promoción. Las nuevas 3 P de alguna forma intentan estimular a las corporaciones a tener en cuenta el costo total de hacer negocios, medirlo y monitorearlo. Entonces el concepto de ¨pasar la raya¨ en cuanto a resultados es mucho más abarcativo, ambicioso y responsable. Es una manifestación particular de los balanced scorecard, que se basan en el principio fundamental: lo que mides es lo que obtienes, ya que lo que mides es lo que posiblemente vas a prestar atención.

Sin duda que se está hablando de algo en extremo complicado, y una visión simplista, como en la mayor parte de las cosas de la vida y negocios, no es recomendable.

Aún las compañías y consultoras que han embarcado seriamente en intentar gestionar medidas e indicadores en estas variables, se encuentran con desafíos importantes. Pensemos solamente en la forma de contabilizar costos de impacto ambientales o de Responsabilidad Empresarial y cómo integrar los mismos a las formas tradicionales de realizar la contabilidad, sin hablar ya de las proyecciones financieras. Una visión seria de este asunto llevaría a analizar todo el sistema de gestión, incluyendo los RRHH, finanzas, programas y sistemas.

Estancia incurriendo en el propio simplismo que anuncia, si en este espacio y desde mi limitado conocimiento de este tema, quisiera analizar en profundidad el tema. Por otro lado, TED ha determinado que la difusión de ideas relevantes es un buen comienzo para cambios importantes. Y ya que estamos viviendo en la era de la revolución digital y tecnológica, estoy comenzando a poner arriba de la mesa empresarial esta idea. Quizás después de todo, las redes sociales y la era digital hemos llegado en forma oportuna, trayendo de la mano herramientas impensadas en el pasado, para ayudar y contribuir a las nuevas 3 P. Convengamos que, como nunca antes se puede escuchar a las personas , leer sobre las opiniones de los consumidores y clientes, subir nuevos conceptos y testearlos casi gratuitamente. Las plataformas y sistemas tecnológicos se hacen accesibles como nunca a las personas y empresas. Por ende, la democratización de estos temas quizás, digo quizás, mar una punta interesante para este nuevo mundo, que ojalá las nuevas generaciones de marketing y dirección pueden mirar con ojos críticos y creativos.